Crónicas de fauna: la garza real, la culebra y…

La tarde llegaba a su fin y cuando estaba a punto de dar por terminada una jornada fotográfica en solitario, me llamó la atención la actitud de esta garza real, ya que comenzó a caminar de forma sigilosa, con la mirada fija y un movimiento ondulante de cuello y cabeza, lo que me hizo pensar que tenía una presa a la vista

Poco tiempo después descubrí que su ansiada presa era una culebra que atrapó en un rápido y certero movimiento

La culebra no se lo puso fácil se revolvía intentando escapar de su captora

La escurridiza serpiente logró escabullirse y la garza la buscó de forma incansable hasta cazarla de nuevo

Bien agarrada por la cabeza, la zarandeaba una y otra vez para rematarla, y como descubrí después, estos movimientos no pasaron desapercibidos

De pronto la garza comenzó a estirarse y a erizar las plumas de su largo cuello y  cabeza

Yo, sin separar mis ojos de la cámara y fascinada con su transformación, ignoraba el motivo de esa actitud, pero no tardé en descubrirlo

De repente, irrumpieron en escena unas alas de rapaz que me sorprendieron mucho más a mí que a la garza, que ya la había visto llegar

Los ataques se repitieron varias veces y pude observar cómo se trataba de una pareja de milanos negros los que pretendían robar a la garza su preciado tesoro

Los oportunistas milanos bajaban del cielo acosando a la garza una y otra vez

Nuestra amiga no se rindió y consiguió que los milanos se retiraran y desistieran de robarle la cena, que por fin pudo engullir como merecía

Parece que tragarse una culebra tiene su dificultad, visto las posturas que adoptaba nuestra protagonista

Pensé que estaría más que satisfecha y se acercaba a la charca solo a beber agua, pero nada de eso, siguió completando su dieta con multitud de pequeñas capturas y materia vegetal

Justo antes de irme, me di cuenta que había otro testigo más observando la escena, al fondo permanecía posado un busardo ratonero recibiendo los últimos rayos de luz del día

Espero que os haya gustado esta crónica, para mí fue una experiencia emocionante que tuve la suerte de contemplar y que me anima a seguir descubriendo y disfrutando de la naturaleza que nos rodea

Copyright Ⓒ 2020 Mercedes Cuesta Mateo - Fotografía de Naturaleza

error: mercedescuesta.com